Doom (2016) – Reseña de Juego

Aprovechando una de las ofertas de Game pude hacerme con el último Doom por muy buen precio. A pesar de las excelentes valoraciones que ha tenido no era un título que me ilusionara demasiado, y cuando probé el multijugador cuando lo abrieron 3 días me pareció bastante malo, pero por el precio al que estaba no pude evitar darle una oportunidad. Al final efectivamente me ha divertido bastante y sin duda se trata de uno de los mejores shooters que han salido en los últimos años (por lo menos de los que he podido probar).

De la historia no hay mucho que decir, es lo mas simple del mundo, una excusa para ponernos a matar grandes oleadas de demonios sin comernos mucho la cabeza. Y es que el punto fuerte de Doom es la esquisita jugabilidad que nos ofrece, la acción frenética ante una gran cantidad y variedad de enemigos que van a darlo todo por destrozarnos. De hecho el juego me ha resultado bastante complicado a medida que avanzaba (con una dificultad alta), estas constantemente en desventaja y a pesar de la gran cantidad de armas que nos ofrecen hay zonas que son bastante jodidas de superar. El no tener la típica regeneración automática de vida típica en los shooters de hoy en día nos obliga a administrar bien los botiquines de la zona a medida que luchamos porque como nos cojan bien nos van a matar de un plumazo. Un verdadero desafío que nos obligará a sacarle el máximo partido a todo nuestro arsenal y sobre todo a buscar todas las mejoras posibles escondidas a lo largo de cada mapa.

Los mapas son bastante grandes, todos tienen bastantes secretos y muchos guiños a juegos anteriores o a otros videojuegos. Podremos repetir fases que ya nos hemos pasado para encontrar todas las mejoras que nos falten y prepararnos para las últimas fases que son especialmente duras. Nuestro traje podrá mejorarse añadiéndonos mas vida, capacidad de munición y capacidad de escudo, y también podremos ir adquiriendo mejoras para cada arma que nos vamos encontrando, mejorando muchísimo la capacidad destructiva de estas y otorgándoles nuevas habilidades.

En definitiva, Doom es un juego muy divertido que nos dará una buena cantidad de horas de diversión a pesar de que la campaña en si es bastante corta. Es posible que se te pueda hacer bastante repetitivo ya que es todo el rato lo mismo, avanzar un poco, sala cerrada, oleada de enemigos y repetir el proceso una y otra vez durante todo el juego. A mi me pasó, y tuve que jugar de forma bastante intermitente para no hartarme del juego xD, pero aún así lo disfruté bastante. Lo recomiendo mucho, y más ahora que se puede conseguir bastante barato.

2016criticademoniosdemonsdoomgamegorejuegooneopiniónpcps4reseñareviewshootervideogamevideojuegoxboxxboxone