Dragon Ball fue, es y será el anime de mi vida. Marcó fuertemente mi infancia enganchándome desde el primer capítulo del anime, haciéndome comprar todas sus películas con la Hobby Consolas, sus tazos, sus figuras, sus videojuegos… intente hacerme con todo el merchandasing al alcance de mis limitadas manos por aquel entonces.

Me encantan las aventuras de Goku buscando las Bolas de Dragón, como evolucionó todo con la llegada de los Saiyans a La Tierra, nunca me he cansado de revivir todos estos momentos una y otra vez en videojuegos, ya fueran de lucha, rpg, o incluso de cartas. Ahora nos ha llegado Kakarot, lo que parece un sueño hecho realidad para todo fan de Dragon Ball… pero que bajo mi punto de vista si lo analizamos echando la nostalgia a un lado se puede quedar corto en muchos aspectos. ¿Deja de ser disfrutable por ello? Ni mucho menos.

 

Después de abundantes juegos de lucha, nos llega por fin un arpg de mundo semiabierto donde podremos recorrer toda la historia de Z con añadidos (Incluyendo capítulos como el del carnet de conducir). El mapa se divide en múltiples zonas cerradas de tamaño medianamente grande con lugares tan icónicos como la Kame House, el hogar de Yamcha, la Torre de Karin… entre otros.

A parte de los numerosos guiños, en estos mapas nos encontraremos varios tipos de misiones secundarias bastante repetitivas en general, genéricas, en las que en ocasiones tendremos que movernos de mapa en mapa con larguísimos tiempos de carga entre ellos que las harán todavía mas tediosas si cabe. Algunas de estas misiones secundarias son, al menos, curiosas con algún que otro guiño al manga/anime, pero sigue siendo uno de los puntos mas flojos del juego. Por suerte, no hay muchas e irán apareciendo por tandas según avancemos por la historia principal.

Visualmente es sobresaliente y en cuanto al aspecto sonoro solo voy a decir que cuenta con la música del anime, lo cual hace ganar al juego muchísimos puntos.

En cuanto a la jugabilidad, un aspecto bastante criticado es el control del vuelo pero en mi caso no me ha resultado para tanto. Mas molesto me ha resultado la forma de lanzar Ki en el mundo abierto, sobre todo a la hora de matar dinosaurios teniendo que apuntar en primera persona mientras esquivas sus ataques.

Por otro lado considero el combate lo mejor del juego con diferencia, pero ni mucho esto significa que esté bien pulido. Disfruté mucho los combates de la primera saga contra Raditz, Nappa y Vegeta, pero luego me fui dando cuenta de que el combate es mucho mas simple de lo que parece. TODOS y absolutamente todos los enemigos funcionan igual, les puedes atacar hasta que se hacen inmunes y según la pose que adopte sabes el tipo de ataque que  va a realizar y anticiparte (Además te dan tiempo de sobra para reaccionar).

El combate se resume en esto, pegar hasta que se hace inmune, esquivar el ataque y repetir. Algunos bosses tienen ataques «minijuegos» donde tienes que esquivar su ataque por el mapa durante un rato. La pena es que el esquema de estos minijuegos se repite mucho a lo largo de la historia y son bastante simplones. Kid Bu por ejemplo te da como 10 segundos antes de destruir una zona enorme del mapa, pero se puede esquivar pulsando simplemente un botón.

Es cierto que no es un juego de lucha, pero igualmente los combates se sienten super artificiales y simples para lo que se podía haber esperado. Además está cargadísimo de cinemáticas y conversaciones entre combates que alargan bastante el meollo del asunto. En vez de pelear 4 o 5 veces contra Freezer en peleas idénticas por ejemplo… hubiera preferido como se hizo en otros juegos, donde en el mismo combate iba sucediendo todo sin necesidad de cortar en exceso la acción o tantas pantallas de carga de por medio, hay un fallo de ritmo importante.

Tampoco han sabido reflejar bien la sensación de poder como si lo han hecho en otros juegos. Aquí por mucho que te transformes solo cambia el daño que haces, tu resistencia y poco más, da igual que estés con el Kaioken, SSJ, SSJ2… y es una pena. Sin embargo con Vegito y Gotenks si que ocurre esto, pero vas tan por encima de Bu que los combates terminan en un suspiro y no te da tiempo a disfrutar esos momentos.

En lo que respecta a la parte RPG se queda bastante corto, puesto que lo mas destacable es el sistema de habilidades por personaje donde iremos desbloqueando los poderes icónicos de cada uno, pero en vez de aprenderlos mediante experiencia obtenida, lo haremos mediante unos orbes que hay repartidos por los mapas.

Hay cientos de estos orbes en cada mapa, por todas partes, y sinceramente farmearlos se me hizo sumamente aburrido. Por suerte si reunimos las 7 Bolas de Dragón podremos pedirle a Shenron que nos de una buena cantidad de cada tipo de orbe y así ahorrarnos el suplicio. También podremos ahorrar Zenis (Moneda en el mundo de DB) para comprar objetos, comida y demás, pero debo decir que tras haber completado todos los combates del juego… todo esto es innecesario. El juego es extremadamente fácil y los combates difícilmente te pondrán en una situación complicada (salvo que te lances a por enemigos con 30 niveles por encima del tuyo).

Para desbloquear algunas habilidades tendremos que hacer unos combates de entrenamiento. Por lo general los personajes no cuentan con demasiadas habilidades, pero lo decoran un poco metiendo varios tipos de Kamehamehas, Masenkos… etc, al final el repertorio no es tan amplio como lo parecía en un primer momento, pero al menos algo de opción a elegir hay.

Me dejo mas cosas en el tintero sobre el aspecto RPG, pero quiero dejar claro que si lo que quieres es pasarte la historia del anime y ya, puedes ignorar perfectamente todo (salvo el tema de los orbes para subir las habilidades y equiparlas). No es un juego que te fuerce a pensar una build o una estrategia para cada situación, todo son enemigos piñatas que siguen un mismo esquema y al final lo mejor siempre será lo que más daño haga que tengas a mano.

Si hay algo que destacar realmente es el poder recorrer toda la historia punto por punto sin apenas saltarse nada (En lo personal, me dolió bastante no poder luchar contra Cell con el Trunks mazado). Puede que a nivel de epicidad se quede un escalón por debajo al del anime, muchos momentos importantes son algo precipitados y a veces no se respeta ni la BSO, pero esto es ya para los mas puristas. De resto se queda como un buen juego simple, que ahora mismo falla en muchos aspectos pero aporta una buena base que fácilmente se puede mejorar si se proponen sacar alguna otra entrega del estilo.

Esperaba mucho más de este juego, por el lado rpg es extremadamente flojo, con poca chicha y en algunos aspectos muy insufrible como el tema de los orbes. Por el lado de la acción me resulta un juego MUY inferior a otros como el Tenkaichi 3 (juego que salió en PS2), que pese a ser un simple juego de lucha le daba mas importancia al uso del escenario, la sensación de powerup según te transformabas era palpable y además tenia detalles como que se fuera rompiendo la ropa según ibas recibiendo cierto tipo de ataques.

Dragon Ball Z Kakarot es un juego que cumple para cualquier fan, pero se queda demasiado corto en todo y ya hay ganas de ver un juego actual al nivel de lo que se merece Dragon Ball para muchos de nosotros (con permiso del FighterZ el cual si considero sobresaliente). Sinceramente no lo recomiendo a su precio actual, no creo que tarde en bajar de precio o incluso puede que sea mas recomendable esperar una edición con todos los dlcs que vayan saliendo. Sin embargo si eres ultra fan de la saga y te mueres por probarlo no creo que te vaya a decepcionar si sabes mas o menos lo que te vas a encontrar. Por mi parte soy incapaz de darle mas de un:

Valoración